22 de mayo de 2009

Sense and Sensibility (and Subjectivity)

Hay señales que nos pasan desapercibidas, las vemos pero no las vemos, no las tenemos en cuenta, no nos parecen señales.

Pero llega un día en el que cobran sentido y entonces te sorprende haberlas pasado por alto durante tanto tiempo o en tantas ocasiones. Ese día descubres otro aspecto de una historia pasada, o contemplas un paisaje de una forma nueva, desde otro ángulo, o con otra mirada.

Y todo adquiere otro sentido
y te das cuenta de la subjetividad de los sentidos
y de los sentimientos.
.

4 comentarios:

Fernando dijo...

No sé si los sentidos son subjetivos, o es que son así. Pero los sentimientos... si no lo fueran, no serían sentimientos.
Como viajero impenitente, me gusta muchísimo este blog, al que he llegado desde el de Rafael.
Feliz viaje.

XTina dijo...

Gracias Fernando por tu comentario.
Lo que quería expresar es cómo los sentimientos engañan a nuestros sentidos y cómo a su vez los sentidos engañan a nuestros sentimientos.
Vemos sólo lo que queremos ver porque hay un sentimiento detrás condicionando nuestros sentidos.
Es un círculo vicioso que cuando se abre puede llegar a cambiar por completo la dirección de ese sentimiento.
Por eso creo que los sentimientos son doblemente subjetivos: por su naturaleza y porque su retroalimentación también subjetiva.

Fernando dijo...

Menuda descripción de la doble subjetividad...
Por eso, algunos intentamos contrarrestar la sensibility con fuertes dosis de sense.
Uno es más del bando de Elinor que del de Marianne.

XTina dijo...

Si precisamente de ahí viene mi decepción, también yo soy de bastante más "sense" que "sensibility" y ahora veo que tampoco el "sense" es de fiar...
De hecho, mejor que XTina debería llamarme Tomasa ;-)